Él es Yael Felipe, un niño tímido pero con muchas ganas de aprender y desarrollarse en un ambiente óptimo para su edad, lamentablemente su problema de audición no le había permitido comunicarse con normalidad con otros niños.

Para Fundación Audiotech, cambiar la vida de niños, niñas y personas en general nos hace sentir conformes con nuestra labor, pero cuando los ojos de un pequeño como Yael se iluminan sabemos que todo nuestro trabajo vale la pena.

Estamos convencidos que día con día creceremos para poder ayudar cada vez a más y más personas que no cuentan con las mismas oportunidades por no poder escuchar bien.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *